Anuncios
Tendencia

Se nos va la Navidad

“Un año más que se termina sin ni siquiera darnos cuenta de la llegada de diciembre”

La vida es eso que pasa mientras ves avanzar el segundo de tu reloj, es eso que sucede mientras revisas tus redes sociales en el smartphone o eso que pasa mientras salvas cualquier ciudad de una invasión zombie. Son 24 horas por 365 días que significan un año de ella. En muchos casos pasa sin darnos cuenta y cuando hacemos un alto en el camino buscamos reflexionar sobre todo aquello que dejamos de hacer, sobre nuestros sueños y anhelos que “algún día concretaremos” porque hoy carecemos del tiempo (y voluntad) para lograrlo.

Sí, en una época como la nuestra llena de tecnología y diversas plataformas sociales dentro de ella es fácil distraernos del sol que nos ilumina, de la lluvia que nos moja o del viento que nos incomoda o refresca, según el clima que nos otorgue el día. Es fácil enfocarnos en lo vanal, en aquello que justificamos porque crea nuevos mundos para nosotros sin darnos cuenta que esto sólo se traduce en la cada día menor sensibilidad y apreciación de todo aquello que nos rodea.

Sentarnos más de 10 minutos a contemplar un paisaje significa todo un reto olímpico.

Hoy en día todo el día tenemos prisa. Somos incapaces de tranquilamente sentarnos a planear, a ver dónde estamos, qué, cómo y cuándo lo queremos, a menos que eso sea para nuestro trabajo o entre en el concepto de “productivo” tan mencionado estos días para etiquetar a quien sí “hace algo por su vida” y crece.

navidad

Ahora podemos todos reírnos, es una verdadera payasada.

Se nos va la Navidad y estamos en el momento idóneo para sentarnos tranquilamente a observar nuestra vida y entender dónde estamos y hacia dónde queremos ir. ¿Tenemos la voluntad para ello? Estamos en el momento idóneo para disfrutar el amanecer, sentir el aire de la tarde y respirar profundamente durante el frío de la noche ¿Tenemos la voluntad para ello? Estamos en el momento idóneo para sensibilizarnos con quienes nos rodean, cobijar a quien tiene frío, escuchar a quien pide nuestro apoyo y acariciar al perro que vemos en la calle caminando solo.

El final de cada año significa llenarnos de propósitos inútiles y alimentar esperanzas falsas de cambio, ya que los escribimos más por ocio que con voluntad ¿Cuál es entonces el verdadero propósito? A mi forma de ver la vida es disfrutar la vida misma en su versión más simple. Sonríe cada mañana, admira el sol, acaricia a tu perro, besa a tu amor y pon música. Por detalles se hace un todo y por ellos generamos nuestra felicidad.

Anuncios
Acerca de ChemaPrida (43 Artículos)
Thundercats Ho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: