Anuncios
Tendencia

Las Torres de Satélite: su historia desde la arquitectura

He oído varias historias sobre las Torres. Hay quien dice que las Torres de Satélite se construyeron porque iban a ser tanques de agua para dar suministro al naciente vecindario, otros dicen que son los dedos de una mano, otros que representan a la familia del Presidente Alemán quien ordenó la construcción de Ciudad Satélite.

En realidad las torres se planearon como una puerta al norte de la Zona Metrópolitana. Representan la idea de modernidad que se tenía en el México de los años cincuenta y son un símbolo de la estabilidad mexicana de la posguerra. Mario Pani, quien estaba a cargo del desarrollo del fraccionamiento, encargó en 1957  a su amigo, el arquitecto Luis Barragán el diseño de las torres.

De acuerdo con las memorias de Inés Amor, poco tiempo antes de que le encargaran las torres, Barragán había viajado a San Gimniano y había quedado enamorado de las torres medievales que había visto ahí y esta idea dominó el diseño de la puerta norte que se le encomendó. Barragán, llamó a dos de sus amigos a colaborar con él en este proyecto, Matías Goeritz y al pintor Jesus Reyes Ferreira.

Para Goeritz, la forma de la torres es una evolución de su trabajo en el Museo del Eco al sur de la ciudad. El gran volumen amarillo que sobre sale en el patio del museo, aunque anterior en tiempo, nos recuerda a las torres. Él también había visitado la ciudad de San Gimniano en Italia.

san_gimignano torres

Originalmente, el proyecto consistía de siete torres, un número cabalístico, y de forma triangular, que gustaba al espiritual Goeritz, pero al final, y por presupuesto, se quedaron los cinco prismas de base triangular que hoy conocemos. También, la glorieta original incluía varias fuentes y en una etapa muy primitiva del proyecto una alberca.

De acuerdo con las memorias de Amor, Goeritz hizo un escrito de quién era el verdadero padre de las torres (evidentemente él). Este tema causaría polémica entre los dos grandes artístas hasta prácticamente la muerte de ambos. Estando los dos muy enfermos, firmaron una acta de acuerdo de co-autoría.

Vistas desde lejos con alturas que oscilan entre los 50 y 30 metros de altura, parece que uno se acerca a una gran ciudad moderna, pero ya una vez frente a la plaza ovalada sobre la loma, se aprecia la monumentalidad y rica textura de los bloques de concreto, colocados aparentemente de manera aleatoria.

Además, conforme uno se mueve alrededor de las torres cambia la percepción las mismas, se pueden ver como líneas, como planos o como pesadas murallas.

Sobre los colores de las torres, la combinación que hoy vemos es idea de Barragán. Aunque no siempre fue así, originalmente eran naranja, azul blanco y amarillo. Para los juegos olímpicos del 68 el mismo Goeritz sugirió que se pintaran de distintos tonos de naranja.

torres naranja

En la restauración que se hizo 1989, obtuvieron sus colores actuales: dos blancas, una amarilla, una azul y una roja. Hoy en día, y después de un remozamiento en 2008, y 7000 mil litros de pintura antigrafitti, que se espera dure 20 años.

En 2012 fueron nombradas Patrimonio Artístico por Felipe Calderon, por lo cual están protegidas por la Ley de Monumentos Históricos. En Julio de 2014 la UNESCO, mostró interés por incluirlas en el listado de Patrimonio de la humanidad, pero la contaminación visual a su alrededor (espectaculares) representa un gran obstáculo.

Anuncios

1 Trackback / Pingback

  1. ¿Qué tipo de sateluco eres? – Ciudad Satélite

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: